“RESPIRA: TODO LLEGA, TODO PASA, TODO CAMBIA”

“RESPIRA: TODO LLEGA, TODO PASA, TODO CAMBIA”

ACEPTACIÓN


Aceptar quienes somos, donde estamos, como nos sentimos y cual es el presente que nos ha tocado vivir es toda una aventura en la cual nadie nos enseña exactamente a caminar y recorrer. Efectivamente “todo llega, todo pasa y todo cambia” pero para bien y sobretodo para mal, tanto si llega, pasa o cambia, hay que vivirlo y eso no es nada fácil en muchas ocasiones.


Nuestro universo, nuestro mundo… está en constante cambio y movimiento. Son infinitas las cosas que nos suceden con las cuales no podemos hacer absolutamente nada para cambiar, porque no dependen de nosotros. La única varita mágica que existe para convivir con ello es ACEPTAR lo que la vida nos ha preparado para nosotros.


Aceptar no es estar de acuerdo con lo que está sucediendo sino entender que no están bajo nuestro control.


La teoría es muy sencilla lo sé, la práctica requiere de mucha paciencia, tiempo y amabilidad con uno mismo.  Porque cuando el presente duele lo primero e innatamente que hacemos es querer salir y huir de allí. Solo que resistirse a lo que ya es un hecho es ponernos aun más trabas. Y justo lo que nos ayuda a caminar un poquito más ligero es a soltar la rabia, la culpa y darle paso a la templanza, la aceptación… Porque cuando aceptamos algo, somos más capaces de ir hacia delante. 


Foto_1_18_octubre

“Recuerda que todo pasa. Este mensaje no es solamente para situaciones desesperadas, también para situaciones placenteras. No es solo para cuando te sientes derrotado, también lo es para cuando te sientas victorioso. No es sólo para cuando te sientas el último sino también para cuando te sientas el primero.  Ningún acontecimiento ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas” - Fragmento de la LEYENDA “ESTO TAMBIÉN PASARÁ (cuento popular anónimo).

ACTITUD 

Y es que al final cuando aceptamos, nuestra actitud y nuestra forma de mirar la vida se encamina a la del aprendizaje y crecimiento pese a todo y ante todo. Porque hasta en las mayores sombras y oscuridades siempre se encuentra una luz que por pequeñita que sea, te enseña algo. 


Elegir el camino del optimismo es como esa sonrisa que alguien nos saca sin avisar, o ese abrazo que necesitas para seguir adelante, donde los problemas se convierten en desafíos que la vida, por algún motivo te presenta. Y si ya eras fuerte, te darás cuenta de lo invencible que eres y del guerrero que habita dentro de ti. 


“Una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes” 

- Hugh Downs


Al final uno decide cómo tomarse las cosas, desde que perspectiva verlo. Si ser efectivo y solucionar o dar vueltas a un mismo pensamiento de manera infinita. Muchas situaciones y emociones no podemos ni podremos decidirlas por lo que absolutamente todas las que están en tu mano aprovéchalas para respirar esa paz que todos buscamos.


Al final llegarás a tocar el suelo si o sí y poco importa pensar si caerás o aterrizaras firme. 

Lo que importa es disfrutar el vuelo, saborear el momento y disfrutar de las pequeñas cosas que siempre están ahí. 


Foto_1_18_octubre

Si tienes que llorar, llora. Libérate y escúchate. Y aunque en este momento es muy probable que no puedas sacar un aprendizaje de lo que estás viviendo, confórmate con aceptar tu camino y gestionarlo de la mejor manera posible. Sin prisa, con amabilidad y mirando al AQUÍ Y AL AHORA, momento a momento.


Cada mañana tienes una nueva vida que dura 24 horas

No mires atrás, ya no vas por ese camino…


RESPIRA, ESTO TAMBIÉN PASARÁ.

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.