RELAJACIÓN DETOX CON AUTOMASAJE DIGESTIVO

RELAJACIÓN DETOX CON AUTOMASAJE DIGESTIVO

Desintoxicar nuestro cuerpo es necesario ocasionalmente para eliminar las toxinas que el organismo no necesita. Especialmente en el mes de enero, después de los excesos durante las fiestas navideñas, después de hacer comidas pesadas, de brindar con la familia y amigos… en definitiva, de descontrolar por completo todos nuestros hábitos y rutina saludable.

En Yogimi, seguimos comprometidos en ayudaros para conseguir empezar el año con una depuración y desintoxicación total a nivel físico y mental. En los anteriores blogs hablamos de yoga y alimentación como parte fundamental de todo proceso detox. Hoy os introducimos los masajes digestivos y os enseñamos a realizarlos a uno mismo para conseguir así una mayor depuración del organismo, eliminando las toxinas, y facilitar la digestión para lograr una profunda relajación.

Beneficios masaje digestivo:

  • Elimina toxinas
  • Estimula los órganos internos mejorando la digestión
  • Combate el estreñimiento
  • Alivia molestias abdominales
  • Facilita la quema de grasa
  • Alivia el estrés y la ansiedad
  • Ayuda a dormir mejor
  • Restablece el equilibrio entre cuerpo y mente.

Recomendaciones / Advertencias:

  • Ten en cuenta que todo lo que puedas leer sobre masajes digestivos en libros o Internet son consejos, en nuestro caso, te ofrecemos técnicas de masaje para poder ayudarte a aliviar la sensación de pesadez, mal estar, hinchazón y/o estreñimiento. Es importante acudir a un profesional para asegurarte que todo está correctamente ahí dentro.
  • Es preferible realizar el masaje abdominal al menos dos horas después de la última comida y vaciar la vejiga antes de comenzar el masaje.
  • Está contraindicado para las mujeres embarazadas.
  • No es recomendable para combatir el dolor menstrual.

Ya sea por diferentes razones o situaciones, hay momentos en los que no conseguimos llevar una alimentación correcta, cambiamos nuestros hábitos, o sin saberlo, algo ha cambiado y aparece el mal estar en una zona en concreto. Con este blog, pretendemos ayudar a tomar todavía más consciencia de nuestro cuerpo; de lo que sucede dentro de nuestro organismo, a escuchar lo que nos dice mediante dolores, pinchazos y mal estar, o cuando se produzcan cambios que alteren nuestro ritmo biológico.

Lo primero es saber que órganos tenemos y cual es su función para entender de donde puede venir un problema. Nuestro sistema digestivo está formado por un conjunto de órganos encargados del proceso de la digestión. Este proceso es la transformación de los alimentos en sustancias que puedan ser absorbidas por nuestro organismo y convertirlo en la energía necesaria para darle vida a nuestro cuerpo. Y las sustancias que no sean absorbidas, se eliminaran de éste.

Imagina que nuestro cuerpo es como un gran tobogán: Introducimos ese alimento por nuestra boca, donde ya comenzaremos a masticar y a deshacer ese alimento que bajara por nuestro esófago, el cuál llevara ese bolo alimenticio hasta el estómago, donde comenzara a disolver los alimentos. Del estómago llegará al intestino delgado y en su interior es donde se absorberán los nutrientes necesarios para nuestro organismo. No nos olvidemos de dos órganos importantes para llevar a cabo este proceso: el hígado, para asimilar las proteínas y la formación de la bilis y, el páncreas, una glándula que crea el jugo pancreático para asimilar los nutrientes.

Llega el descenso final de nuestro tobogán, el intestino grueso. Ese tramo final antes de la expulsión del desecho de esos alimentos ingeridos que nuestro cuerpo ya no necesita. Para poder realizarnos correctamente el automasaje digestivo, es importante visualizar y saber como se divide y que dirección lleva. Se divide en tres partes:

Es muy importante para ayudar a nuestro sistema digestivo que el masaje se haga en la dirección correcta, de derecha a izquierda, como las agujas del reloj.

Para conseguir todos los beneficios de este masaje, a nivel físico y mental, os proponemos una meditación estirados, para que experimentéis realizando este masaje con vuestras propias manos. *Nos centraremos en estimular el intestino grueso.

Como en toda meditación, para conectar con nuestro cuerpo y con nosotros mismos, es importante estar en un lugar tranquilo y tomar consciencia de nuestra respiración en todo momento, siendo ésta suave y profunda.

¡ALLÁ VAMOS!

Túmbate en savasana (postura del muerto), boca arriba con las piernas estiradas o flexionadas, siempre en la posición en la que más cómodo/a te encuentres.

- Empieza conectando con tu respiración y relajando todo tu cuerpo.

- Comienza a palpar tu abdomen, identificando donde terminan las costillas y donde se encuentran las EIAS de cada lado. Realiza un dibujo imaginario del recorrido que realiza tu intestino grueso, recuerda subiendo por tu derecha, paralelo de costillas a costillas y bajando por tu lado izquierdo.

- Y, seguidamente mueve tus dos manos sobre tu abdomen, en círculo siempre de derecha a izquierda, y siguiendo ese reloj imaginario.

- Con una presión moderada sigue marcando ese camino, bien arrastrando las yemas de tus dedos o realizando círculos.

- ”El Gusano”: Coloca tu mano cerrada y como si fuese un gusano, primero empuja con tus nudillos hasta estirar la mano, y acto seguido, sin levantar la mano, empieza a presionar con la parte tenar de tu mano, o talón de ésta. Ve recorriendo ese camino como si fuera un gusano.

Cuando los órganos trabajan al 100% provocan instantáneamente una sensación de bienestar y relajación. Depurar el organismo permite eliminar de tu cuerpo todo aquello que no necesita dejando espacio para llenarlo de renovada energía. Te recomendamos que incluyas esta técnica de masaje digestivo en tu rutina detox.

Namasté.

Comentar

Tenga en cuenta, los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.