PERSONAS HOGAR: DESTINO AL QUE SIEMPRE QUERER VIAJAR

PERSONAS HOGAR: DESTINO AL QUE SIEMPRE QUERER VIAJAR

¿Qué entiendes por hogar? Esta palabra se usa para designar el lugar donde una o varias personas viven y conviven, creando en ese espacio la sensación de seguridad y calma. Y es que, originariamente, la palabra “hogar”, proviene del “lugar donde se encendía el fuego y a cuyo alrededor se reunía la familia para calentarse y alimentarse”

En realidad, el hogar no lo hace un lugar, sino un sentimiento. Aquello que por dentro te hace sentir que estás a salvo. El olor a café por las mañanas, que provoca en ti una sonrisa sin haber salido todavía de la cama; un abrazo fuerte y a la vez sensible, de esos que no quieres que terminen; la película de los domingos, que se empieza debatiendo por cuál elegir y cuando termina te das cuenta que la temática era lo de menos; ese “todo saldrá bien” de quien más te importa, que automáticamente te da paz y confianza en que así será.

Hogar no son cosas sino momentos, sentimientos y sensaciones que te dan las personas. Hogar es protección, es aquel lugar seguro en el que nos sentimos libres siendo nosotros mismos. Hogar puede ser una casa, una ciudad, un olor, un abrazo, un recuerdo, un libro…  muchas cosas que, por un segundo, te hacen sentir que nada malo te puede pasar. Pero sobre todo, hogar es quien está, es amistad.

Es SER, sin pretender o aparentar, es sentirse arropado y alentado para crecer, para soñar, para arriesgar… con la tranquilidad de que pase lo que pase siempre tendremos cerca a esa persona a la que podremos regresar, que nos aceptará, nos apoyará y nos brindará seguridad. Esa amistad que se convierte en el único lugar en el mundo donde el tiempo se detiene y siempre será bienestar.

Si hogar fuese un lugar, sería allí donde te quieren, te entienden, te respetan y te aprecian; donde convivir también con tus defectos y tus problemas. Donde no poder sentirte sólo porque pese a todo lo malo que puedas estar pasando, hay alguien a tu lado. Esa persona que cuando te mira sonriendo, tu alma sonríe también. Quien mirándote a los ojos ve tu sufrimiento, y no se va, pero tampoco se queda para preguntar, juzgar o cuestionar. Se queda y ya está, porque en ese momento, no necesitas nada más.

Hogar son personas que te salvan, que creen en ti cuando tú desconfiabas. Que te dan alas cuando quieres volar y te esperan en la tierra cuando se rompen tus sueños y no sabes como aterrizar. Que te sanan a la vez que te calman y te recuerdan que el poder de tus sueños estaba en tus alas, alentándote así a nunca querer dejar de volar, sin preocuparte la caída, porque allí siempre ellas estarán. Con ellas los miedos desaparecen y se convierten en ese impulso para atreverte y luchar; te enseñan a avanzar.

Huelen a cariño, amistad, amor y fidelidad. Te dan paz y calma, templanza y seguridad. Junto a ellas te sientes protegido y a la vez, la persona más fuerte del mundo, capaz de derribar muros y prejuicios.

Si las personas hogar fueran un lugar, siempre tendríamos claro donde querer viajar, porque entre todos los destinos siempre hay uno al que queremos regresar y se encuentra donde están nuestras personas hogar.

Namasté 🙏

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.

Carrito de compras

Todo el stock disponible está en el carrito

Su carrito está vació.